Índice

Introducción

En la medida que se oculta el Sol aparecen multitud de estrellas, pero ninguna de ellas puede guiarnos y darnos vida; a medida que se pierde la Fe en el Dios Verdadero, Jesucristo, aparecen innumerables sectas, un caos de ídolos entronizados por la imaginación humana desprovista de la Luz verdadera. Como decía Chesterton “Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa”.

En estos momentos de pérdida de la Fe Católica no es de extrañar ver a millones de personas enganchados a cualquier predicción esotérica. Rechazada la Esperanza Cristiana -sin conocerla- se rinden ante una ciencia ensoberbecida que aspira a vencer a la muerte; aguardan la llegada de seres de otros planetas que vendrían a salvarnos, sin detenerse a pensar que se estén manifestando como demonios; Diarios, revistas, internet, cadenas de radio y televisión,… promueven y facilitan la adicción al horóscopo así como el contacto con técnicas orientales de relajación y sanación, nunca exentas de influencias malignas.

Desde el inicio de la Creación Dios ido dando respuesta a los interrogantes del hombre; pero este, ya desde el principio, ha sido tentado por el diablo para buscar otras respuestas, que no podrían ser ciertas ni buenas para él por alejarse de su Creador. Podemos decir que las consultas para obtener predicciones sobre la vida humana son tan antiguas como el mismo hombre. El pecado de Adán fue también un pecado de adivinación, de superstición, movido por la rebeldía, la desobediencia, la soberbia. Por eso dice el profeta Samuel a Saúl:

Tan pecado es la rebelión como la superstición, y la resistencia (desobediencia) como la idolatría”. Pues que tú has rechazado el mandato de Yahvé, Él te rechaza también a ti como Rey” (1Sam 15,23)

Caen en este tipo de consultas los que no conocen a Dios y se refugian en religiones antiguas, los que se alejan de Él, de sus Mandamientos, los que no confían en Él,… Y una y otra vez, cada día se reproducen los mismos engaños de Satanás, que susurra al corazón del hombre el mismo mensaje: “Serás inmortal, como Dios, si no cumples sus Mandamientos. Tú eres el único dueño de tu vida. Hay salvación fuera de Dios,…”

Entre los medios para predicciones o adivinaciones citamos por ejemplo: Astrología (horóscopos), espiritismo (se consulta a los espíritus de los muertos; la ouija es una iniciación a ello), cartomancia (adivinación mediante cartas como p.ej. el tarot), quiromancia (lectura de la mano), brujería, santería,… Estas prácticas son especialmente promovidas por el movimiento masónico mundial de Nueva Era.

Tengamos en cuenta que no se debe confundir la astrología con la Astronomía. Esta sí es verdadera ciencia, que estudia “la estructura y la composición de los astros, su localización y las leyes de sus movimientos”.

La astrología pregona que los astros de ciertas constelaciones conocen nuestras vidas y determinan nuestro carácter y nuestra conducta. Eso equivale a cargarse la libertad del hombre y la responsabilidad por sus actos, así como a renunciar al Dios Creador revelado en Jesucristo. Para que alguien pueda creerse tal mentira y blasfemia, organizan el escenario del siguiente modo: Dividen la Eclíptica en doce sectores de 30º grados cada uno; estos sectores se corresponden con cada una de las doce constelaciones del zodiaco que pueden verse desde ellos. Cada una tiene un signo, que es el que usan para los horóscopos o cartas astrales que predecirían el futuro de las personas. [Se llama Eclíptica a la línea curva imaginaria que describe el Sol en su aparente viaje alrededor de la Tierra. Zodiaco es la banda central de la Eclíptica en la que aparecen esas constelaciones; en Griego significa “rueda de animales” porque a la mayoría de esas constelaciones les asignaron figuras de animales (los signos): Taurus (toro), Cáncer (cangrejo), Leo (león), Escorpio (escorpión), etc.

Dicen que “el zodiaco de la astrología no está compuesto por las constelaciones zodiacales sino por los signos astrológicos que forman el llamado horóscopo”. Y no existe una correspondencia entre los doce meses del año y los doce signos astrológicos. Así por ejemplo, “durante el mes astrológico de Escorpio el Sol no pasa ante la constelación de Escorpio”.

Cada signo lo asocian con uno de los cuatro elementos naturales: tierra, fuego, aire y agua, a los que atribuyen simbolismos del temperamento de las personas. Vinculan también lo signos con los nueve planetas del Sistema Solar a los que añaden nuestra Luna y el Sol. Estos planetas influirían también positiva o negativamente según se encontrasen en su “domicilio” (sobre su signo correspondiente) o sobre el de otros (“exilio”). La telaraña se complica porque a veces “la situación de los planetas es especialmente positiva (“exaltación”) o especialmente negativa (“detrimento”). Todas estas relaciones se llaman “dignidades planetarias”.

Entretenidos en estos galimatías los astrólogos sufren y se devanan los sesos entre dudas lógicas: ¿Robarán poder a Mercurio asteroides como Ceres, Palas y Quirón que influyen sobre Virgo? No digamos nada cuando se descubren nuevas constelaciones –Ofiuco y Cetus- que quieren compartir la mesa en el panteón del zodiaco. Pero de eso hablaremos más adelante. Vamos a entrar ya en materia.

I – La astrología nace en la oscuridad de los siglos precristianos.

Los creyentes de religiones anteriores a Cristo tenían por dioses a seres o fenómenos de la Naturaleza. Son religiones animistas que dan vida a animales, plantas, objetos, fenómenos de la naturaleza, incluso a los astros del cielo. El movimiento cíclico de estos les hizo imaginar que eran vigilados por ellos, y asociar la suerte humana a la presencia de los astros en el aparente camino que recorre el Sol ante nuestra vista (Eclíptica).

Estos elementos fueron “humanizados” y “divinizados” en la oscuridad de la mente humana que no había podido ser iluminada por Cristo. Así vemos que los dioses de la mitología griega y romana tienen pasiones y luchas como los seres humanos. Antes que ellos la astrología había prendido en Babilonia, Egipto, China y en la cultura maya.

La Misericordia Divina quiso que los hombres dejasen de adorar los productos de su imaginación y envió al Dios hecho carne, audible, tangible, cuyas obras o milagros demostraban que era Dueño de la Naturaleza, al tiempo que sembraba en los hombres un Mensaje de Amor y de perdón y la Esperanza en una eternidad feliz.

Los cristianos sabemos que los astros –como todos los elementos naturales- son creaturas de Dios pero seres inertes, sin vida, sin ningún poder sobre el hombre, sometidos a la Voluntad Divina; y que sólo el ser humano ha sido creado “a imagen y semejanza de Dios” (Gen 1,26), dotado de conciencia, inteligencia y libertad.

Cristo nos revela que el Creador es nuestro Padre y que cuida de nosotros mejor que las aves del Cielo o los lirios del campo y nos pide que no nos inquietemos por el futuro (Mt 6, 25-26). Las teorías que se contraponen a esta verdad evangélica, tan liberadora de esclavitudes históricas, son teorías anticristianas y, por ello, diabólicas. Y estamos seguros de que los demonios no han estado de brazos caídos, en las culturas surgidas en torno a esas manifestaciones religiosas; que no hay hijo de Adán que no haya sido tentado.

II – La palabra de Dios lo prohíbe

La Palabra de Dios prohíbe todo lo que es falso, todo lo que destruye al hombre. Pero la naturaleza humana, viciada y debilitada por el Pecado Original, tiene que luchar contra sí misma y contra los malignos espíritus que tratan de alejar al hombre del Destino para el que fue creado por Dios. Es como si la tentación de Adán se reprodujera a diario en todos los habitantes del orbe; una tentación en la que cayó también el Pueblo elegido, Israel, cuando se alejaba de Yahvé para adorar a los dioses de los pueblos vecinos. Citaremos sólo algunos textos:

>En la Biblia encontramos el ridículo que hacen los astrólogos y demás adivinos de Babilonia ante el Profeta Daniel, al no poder explicar el sueño de Nabucodonosor; este había decidido matarlos pero intervino Daniel:

Hizo llamar el rey a magos y astrólogos, encantadores y caldeos, para que explicasen al rey su sueño. Vinieron, pues, y se presentaron ante el rey. (…) El rey, con ira y gran furor, mandó matar a todos los sabios de Babilonia (…) Daniel respondió delante del Rey diciendo: Lo que pide el rey es un misterio que ni sabios, ni astrólogos, ni magos, ni adivinos son capaces de descubrir al rey; pero hay en los cielos un Dios que revela lo secreto y que ha dado a conocer al rey Nabucodonosor lo que sucederá en el correr de los tiempos» (Dan 2; 2,12 y 27).

>En el Juicio contra Babilonia Dios le anuncia el castigo a través del profeta Isaías, al tiempo que anuncia la inutilidad de sus prácticas adivinatorias: “Acude, pues, con tus encantamientos, con las muchas hechicerías con las que te fatigas desde la niñez; quizá puedan servirte, quizá puedan hacerte terrible. Estás cansada de tanto consultar. Que se presenten, pues, que te salven los que dividen los cielos y observan las estrellas, y te dan a conocer cada mes lo que te sucederá. Serán todos como paja que devora el fuego; ninguno de ellos podrá salvarse del poder de las llamas” (Is 47, 12-14).

>Entre los pecados del Rey Manasés estaba el de haber creído en adivinos astrólogos, incluso el de profanar el Templo Santo, por lo que fue castigado. Derrotado por los asirios fue encadenado y llevado a Babilonia. Allí se convirtió a Yahvé.

“Levantó altares a los baales, se hizo “aseras” (imágenes de la diosa fenicia Asera, señora, amante o madre de los dioses) y adoró a toda la milicia de los cielos y les sirvió. Alzó también altares en la casa de Yahvé, (…) pero los alzó en honor de toda la milicia del cielo, en los dos atrios del templo de Yahvé (…) Observaba los sueños y los augurios, se dio a la magia, teniendo cerca de sí magos y encantadores, e hizo mucho mal ante Yahvé, irritándole” (2Cron 33, 3-6). El Rey Saúl pecó también por esta práctica: (Jer 27,9) (1Sam 28, 7-8).

>El Rey (Josías) hizo lo contrario del anterior. Mandó al sumo sacerdote, Helcías, a los sacerdotes de segundo orden y a los que hacían la guardia a la puerta, que sacaran del templo de Yahvé todos los enseres que habían sido hechos para Baal, para Asera y para toda la milicia del cielo, y los quemó fuera de Jerusalén, en el valle de Cedrón,… Expulsó a los sacerdotes de los ídolos, puestos por los reyes de Judá para quemar perfumes (…) a Baal, al Sol, a la Luna, al Zodíaco y a toda la milicia de los cielos.» (2Reyes 23, 4-5)

>Dios amenaza a las brujas adivinas (falsos profetas): “Di: Así habla el Señor, Yahvé: ¡Ay de las que se hacen cintajos para todas las articulaciones de las manos, y lazos sobre la cabeza de toda talla para cazar las almas! ¿Creéis que cazando las almas de mi pueblo mantendréis las vuestras? Vosotras, por dos puñados de cebada o dos pedazos de pan, me deshonráis ante mi Pueblo, predicando la muerte de quien no ha de morir, y prometiendo la vida a quien no vivirá, y engañando así a mí Pueblo, que se cree las mentiras (Ez 13, 18-19).

> No comeréis carne con sangre ni practicaréis la adivinación ni la magia. No acudáis a los que evocan a los muertos ni a los adivinos, ni los consultéis, para no mancharos con su trato. Yo, Yahvé, vuestro Dios” (Lev 19, 26 y 31).

>“Y no haya en medio de ti quien haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, ni quien se dé a la adivinación, ni a la magia, ni a las hechicerías y encantamientos; ni quien consulte a encantadores, ni a espíritus, ni a adivinos, ni pregunte a los muertos» (Deut 18, 10-12).

El creyente sabe discernir entre las prácticas adivinatorias (proceden del demonio) y las profecías de los instrumentos del Espíritu Santo (videntes o profetas) para guiar y fortalecer la Iglesia. La adivinación parte de la persona que quiere conocer cosas ocultas, presentes o futuras, puenteando la Voluntad de Dios; y no le importa acudir a los astrólogos (horóscopos), brujos, quiromantes, espiritistas,…incluso a santeros que utilizan imágenes religiosas; sin embargo son instrumentos del demonio. La Profecía parte de Dios para dar enseñar al hombre y darle mensajes de Salvación.

Yo soy Yahvé, el que lo ha hecho todo, el que solo despliega los cielos y afirma la Tierra… El que deshace las señales de los embusteros y a los adivinos enloquece; el que obliga a los sabios a retroceder y envuelve en locura su sabiduría; pero mantiene la palabra de sus siervos y cumple los designios de sus mensajeros” (Is 44, 24-26).

Donde se oculta la verdad hay presencia más o menos intensa del que Cristo llama Padre de la mentira (Jn 8,44). En los Hechos de los Apóstoles tenemos un caso que nos habla de que en la adivinación se da una intervención diabólica. Había una pitonisa (adivina) en Filipos (Macedonia) que hablaba bien de Pablo y Silas a la gente. El demonio que la poseía quería funcionar como “ángel de luz” para seguir utilizando a esa mujer una vez que los Apóstoles marcharan. Pablo se dio cuenta y ordenó al mal espíritu que se marchara de ella. Al hacerlo perdió su capacidad de adivinar y embaucar a la gente. Sus amos denunciaron a los dos Apóstoles y fueron encarcelados (Hech 16, 18).

III – Doctrina de la Iglesia

Fiel a la Palabra de Dios, la Iglesia denuncia y prohíbe esas prácticas. Dice el Catecismo actual:

2116: “Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone “desvelan” el porvenir. La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a “mediums” encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios”.

2117 “Todas las prácticas de magia o de hechicería, mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo -aunque sea para procurar la salud- son gravemente contrarias a la virtud de la Religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo”.

2115: Dios puede revelar el porvenir a sus profetas o a otros santos. Sin embargo, la actitud cristiana justa consiste en entregarse con confianza en las manos de la Providencia en lo que se refiere al futuro, y en abandonar toda curiosidad malsana al respecto. Sin embargo, la imprevisión puede constituir una falta de responsabilidad”.

En cuanto a los Santos Padres, nos fijamos en dos citas de San Agustín:

>“Por eso no cesaba de consultar a aquellos otros impostores que llamaban matemáticos, (…) no obstante que sus predicciones también las reprueba y condena la cristiana y verdadera piedad. Lo bueno y justo es confesarse a Vos, Señor, y deciros: Tened misericordia de mí y sanad mi alma, pues ha pecado contra Vos; y no abusar de vuestro perdón para volver a pecar, sin tener muy presenta aquella sentencia del Salvador: Mira, hombre, que ya estás sano; no quieras pecar más, no sea que te suceda algo peor.

Esta saludable Doctrina intentan de todo punto destruirla dichos astrólogos cuando dicen: «Del influjo de los cielos nace a los hombres la causa inevitable de pecar: el planeta Venus, o Saturno o Marte hicieron esto o aquello». Y esto lo dicen para que el hombre, que es carne y sangre y corrupción soberbia, quede disculpado, y se atribuya el pecado al Creador y Gobernador del cielo y de los astros. ¿Y quién es éste sino Vos, Dios nuestro, que sois dulzura y suavidad inefable, origen y Fuente de toda Justicia, que dais a cada uno según sus obras, y no despreciáis un corazón contrito y humillado?” (Confesiones, Libro IV, c. III, 4).

>«Por lo tanto, un cristiano devoto debe evitar a los astrólogos y a los adivinos impíos, sobre todo cuando dicen la verdad, por miedo a que hayan hecho un pacto con el diablo para oscurecer el espíritu y confinar al hombre en los lazos del infierno» (De Genesi ad Litteram II, XVII, 37).

→ La Iglesia pregona la Palabra de Dios, que nos enseña:

a) Nuestro porvenir está en manos de Dios: “A Ti me confío, oh Yahvé. yo digo: Tú eres mi Dios. En tus manos están mis destinos” (Sal 31, 15-16). “No os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis… Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?…(Mt 6, 26- 33).

b) Nuestro porvenir depende también de nosotros, del uso que hagamos de nuestra libertad: “No os engañéis; de Dios nadie se burla. Lo que el hombre sembrare, eso cosechará” (Gal 6,7). “Pongo ante ti la vida con el bien, la muerte con el mal… Escoge la vida, para que vivas, tú y tu descendencia” (Deut 30, 15-19). “Si quieres entrar en la Vida guarda los Mandamientos” (Mt 19,17). Es lo que viene a decir San Agustín: “El que te redimió sin Ti no te salvará sin ti”.

IV – Mensajes de da Madre de Dios: “La Astrología, promovida por Satanás”

Mensajes de la Stma. Virgen a Verónica Lueken (Bayside-EEUU) el 5 de agosto de 1975.

> 5 de agosto de 1975: “El destino de cada hombre descansa en las manos del Padre Eterno, hija mía. Estamos muy afligidos de ver cómo muchos de nuestros hijos van cayendo en este “juego”, hija mía, de la Astrología. ¿No comprenden que está promocionada por Satanás para engañarles? El Padre Eterno tiene el destino de cada hombre, pues Él lo ha creado, hija mía. No hay piedra, ni estrella, ni luz oscura -y digo oscura pues no debemos confundir esta con la Luz del Cielo, hija mía- no hay ningún tipo de metal, ni luz, ni calor, ni radiación, que tenga efectos sobre el futuro del hombre (…) La Astrología es una falsa ciencia creada por Satanás”.

> 7 de diciembre de 1976: “Sí, hijos míos, hay muchos falsos profetas que recorren vuestro Mundo. ¿Quiénes son los falsos profetas sino aquellos que niegan la Divinidad de mi Hijo? ¿Y quiénes son los falsos profetas sino aquellos que promueven el culto a falsos ídolos? La Astrología es una falsa ciencia. Ningún hombre que acepte la Astrología será tenido por creyente”.

V- La astrología, anacronismo pagano de mitos primitivos.

El hombre primitivo, incapaz de comprender tanto lo que le ocurría a sí mismo como los fenómenos del medio en que vivía, falto de ciencia y experiencia, trató de dar respuesta con la mejor potencia mental que disponía: la imaginación. Su mundo imaginario estuvo plagado de figuras irreales, mitos, a los que quiso dar vida para tener una forma de ordenar su propio pensamiento y su propia conducta.

Los orígenes de la astrología con sus doce constelaciones, que sitúan en Babilonia hace 5.000 años, debieran poner en guardia al hombre del siglo XXI frente a prácticas propias del pensamiento arcaico de una cultura primitiva, que hoy sólo debiera exponerse en los museos-cementerios de la Historia.

Pero el hombre soberbio pretende explicar su vida sin Dios, y se vuelve necio y primitivo; pierde las alas que le permitirían ver las cosas en todas sus dimensiones. Así nos encontramos con la paradoja de haber llegado a un extraordinario desarrollo científico y técnico en el plano material, junto a una caída al abismo de la mentalidad arcaica en el plano espiritual. Esta disociación viene a ser como los pies de hierro y barro de la estatua del sueño de Nabucodonosor, por cierto, Rey de Babilonia. Como profetizó Daniel, la estatua se hizo añicos; y lo mismo le ha sido profetizado a esta generación si no se vuelve al Dios de Daniel, a Jesucristo.

Un físico inglés, Isaac Newton (s. XVII-XVIII), atisbó este anacronismo, esta práctica absurda que hubiera desaparecido hace milenios, si la mente humana no se hubiera obsesionado con edificar una torre de Babel que nunca podrá terminar. “Newton propuso la teoría de que los doce nombres de las antiquísimas constelaciones zodiacales rendían homenaje al mito de Jasón y los argonautas y su viaje en pos del vellocino de oro. Así Aries hace referencia al propio vellocino, Leo al héroe Heracles (Hércules romano) que vestía la piel del león de Citerón; Géminis a los gemelos Cástor y Pólux; Virgo a la sacerdotisa del templo donde se custodiaba el vellocino, etc.

Así, pues, hoy tenemos predicciones de horóscopos sin base científica, propios de una cultura primitiva que tampoco sabía discernir la actuación de los malignos espíritus y sus múltiples engaños. Tristemente aquella situación histórica se ha mantenido hasta nuestros días.

VI – El horóscopo se basa en la astrología, que es una falsa ciencia

a) Por la complejidad del ser humano, formado por espíritu y materia, alma y cuerpo, con razón (inteligencia), conciencia y libertad. Es imposible que al margen de la Voluntad Divina, algún ser creado pueda predecir los actos futuros del hombre; este actuará según su formación, su sentido moral y religioso y las circunstancias del momento. El hombre libre se deja guiar por la razón; si es cristiano, se guía por la razón iluminada por la Fe. De este modo es capaz de dominar incluso sus más bajos instintos; estos sí que arrastran como un torbellino cuando no se les pone la brida y el freno de la Moral verdadera.

b) Hay estudios científicos que demuestran que la herencia genética de la persona es un componente importante de su temperamento. Algo que define la sabiduría popular con el refrán que dice: “De tal palo tal astilla”. Sin embargo se diviniza a los astros cuando se les asigna la posibilidad de trasmitir cualidades humanas como el temperamento, lo mismo que dirigir su futuro; y esto de forma gratuita, sin ningún respaldo de la Física, la Química, las Matemáticas, la Biología, La Lógica,… La Teología,… es decir sin ninguna base científica.

La vida del hombre no puede estar determinada por la influencia de los elementos naturales. Si astros rocosos, inertes, sin vida, pudieran determinar nuestro destino ¿Qué influencia no tendrían las montañas o valles, los mares o ríos, las nubes, los árboles que nos rodean,…? Lo que sí pueden tener influencia sobre nuestra salud son las toneladas de horas que muchos pasan ante el televisor, los móviles y artilugios por el estilo, los nuevos contadores de la luz,…

La Astrología es peor que un timo. Es un negocio sucio que lucra a un ejército de manipuladores de la psicología humana, afectando a su esfera familiar, moral, religiosa y… económica. El planteamiento astrológico es absurdo. Lo absurdo encierra un planteamiento falso, engañoso. Y donde hay engaño está actuando el Padre de la Mentira, Satanás.

c) La Astrología juega con la psicología de la gente, y la manipula con predicciones que son conceptos generales, a veces en un lenguaje ambiguo, de forma que pueden darse en una gran mayoría de los casos. Ponemos un ejemplo histórico:

“En 1562, el Obispo de Orange visitó a Nostradamus para pedirle ayuda en la recuperación de unos objetos sagrados robados de la catedral. La respuesta de Nostradamus luego de remitirse a sus rituales adivinatorios fue: ‘Señores, no tengáis miedo de ningún tipo, porque dentro de poco todo será hallado, y en caso de no ser así, tened la seguridad de que se acerca un desdichado destino (para los ladrones) (…)”. Si se recuperaba lo robado o si no, Nostradamus habría acertado. Esto no es nada diferente a lo que hacen los astrólogos, quirománticos y demás embaucadores de hoy día (…)(De un artículo de Néstor Genta)].

d) Nuevos descubrimientos.- Al llegar 1995, los astrólogos no podrían controlar su depresión por más cartas astrales que se autodirigieran. La verdad no puede ocultarse para siempre. En enero, una astrónoma de la Real Sociedad de Astronomía Británica, Jacqueline Mitton, anunciaba en la BBC la falsedad objetiva de los cálculos astrológicos debido (entre otras cosas) a dos factores:

La precesión (variación de la orientación del eje de la Tierra debido a su movimiento de “nutación”, pues cabecea como un trompo: nutare = cabecear, oscilar) puede suponer para astrólogos una diferencia de 30 días en sus cálculos, lo que obligaría a cambiar las fechas de filiación a uno u otro signo.

-Las nuevas constelaciones marginadas hasta ahora en el zodiaco.

Se trata de la constelación nº 13, Ofiuco, (cazador de serpientes) ubicado entre Escorpio y Sagitario. Sería “a todas luces” injusto no contar con él ya que el Sol pasa más días por Ofiuco (16) que por Scorpio (6). “Representa en la mitología griega al hijo de Apolo, Asclepio, un médico capaz de sanar a todas las personas e incluso revivir a los muertos. Sus dones no eran del gusto del dios Hades, por lo que pidió a Zeus que lo matara, ya que amenazaba la economía del inframundo”. Catalogado desde 1930 por la Unión Astronómica Internacional ha sido marginado hasta hace pocos años; quizás porque a los supersticiosos astrólogos el número 13 les traería mala suerte, y no es lo mismo dividir 360 grados entre 12 que por 13.

La 14ª es Cetus (ballena), cerca de Acuarius y Piscis. Consta de 6 estrellas. En la Mitología Griega es un enorme monstruo marino que fue muerto por Perseo antes de que devorara a Andrómeda de quien Perseo estaba enamorado. No se tiene en cuenta a Cetus porque sólo pasa el Sol durante dos días por ella (27 y 28 de marzo); pero sigue siendo injusto no contar con Cetus. ¿Qué ocurre con los nacidos en esos días? ¿Son abortados por el zodiaco? ¿Se sortean entre los signos vecinos? ¿Habrá dispuesto Zeus que Cetus no influya en los hombres?

Las nuevas constelaciones habrán de tener características propias, de no ser así, teniendo todas parecida influencia, se descubriría más pronto el Gran Camelo. Pero aceparlo ahora, dividir las influencias entre 14 y no 12, supondría una revolución peor que la francesa. Habría que arrojar a la basura toneladas de material impreso, reconocer la inutilidad de lo que se ha hecho hasta ahora,… Y buscar todo un ejército de excusas y argumentos, el cuento descomunal con que justificar lo injustificable; algo todavía no han conseguido, que sigue perdido entre los castillos en el aire de sus elucubraciones. Por eso los dueños del negocio astrológico no permitirán que Ofiuco y Cetus se lo desmonten.

e) La poca universalidad del sistema.- -“Según los principios astrológicos es fundamental conocer, además del momento exacto, el lugar concreto del nacimiento, dado que las constelaciones no se ven de igual forma en todo el planeta. (…) En el hemisferio sur, las constelaciones y las propias estaciones están invertidas, mientras que en las regiones cercanas a los polos, ciertos astros y signos zodiacales no son jamás visibles (…) Es decir, la astrología excluye a lapones y esquimales, que parecen escapar a sus «leyes». Por otro lado, el sistema astrológico tampoco es universal en el tiempo, dado que las posiciones de las estrellas y las formas de las constelaciones varían debido al desplazamiento de nuestro sistema solar con respecto al resto de la galaxia (…).

f) La Estadística pone al descubierto la farsa de las conclusiones astrológicas.

> A veces no dan una en el clavo.- Volvemos a Nostradamus: “De las 946 predicciones que se supone que Nostradamus hizo y que se atribuyen a él, se considera que solo unas 70 han tenido alguna clase de cumplimiento. Calculado, esto representa una proporción de éxito de aproximadamente el 7 por ciento. Sin embargo, en cuanto a los ‘éxitos,’ la Cyclopœdia de M’Clintock y Strong comenta que se cree que muchos de éstos son las “descaradas falsificaciones” de sus intérpretes, incluso la predicción de su propia muerte. Otras predicciones fueron “compuestas después de los sucesos a los cuales parecían aludir.” Se ha tenido que “forzar” la aplicación de algunas predicciones, y, en el caso de otras, se indica que se han ‘cumplido’ en diferentes sucesos. No siempre es posible determinar la exactitud de las predicciones que los astrólogos hacen de sucesos futuros porque tal vez sea necesario esperar siglos para el cumplimiento, si acaso alguna vez tuvieran un cumplimiento” (Revista Electrónica El Analizador).

“El astrólogo brasileño, Omar Cardoso, en 1968 hizo varias predicciones falsas: a) Que el Papa Pablo VI moriría de infección en los riñones en 1968; y éste falleció en 1978; b) Que el general Charles de Gaulle, de Francia, sería asesinado en 1968. Pero falleció de muerte natural, en 1970; c) Que la tercera guerra mundial comenzaría en 1973, prolongándose hasta 1999, y que diezmaría los dos tercios de la población de la Tierra. Esto todavía no ha ocurrido. d) Que Robert Kennedy llegaría a ser presidente de los Estados Unidos. Pero fue asesinado en 1968 durante su campaña electoral; e) Que el primer hombre en descender a la Luna sería un ruso en 1981. Fue un norteamericano en 1969” http://www.casadeoracioncr.com

>Pueden acertar por mediación diabólica. Como advierte S. Agustín en texto ya citado: «Un cristiano devoto debe evitar a los astrólogos y a los adivinos impíos, sobre todo cuando dicen la verdad, por miedo a que hayan hecho un pacto con el diablo para oscurecer el espíritu y confinar al hombre en los lazos del Infierno”.

En estos casos, Dios asiste con su Gracia a sus fieles, para que no caigan en la tentación diabólica; y aprovecha esta para probar su Fe y su Confianza: “Si se alzare en medio de ti un profeta o un soñador que te anuncia una señal o un prodigio, aunque se cumpliere la señal o prodigio de que te habló (…) no escuches las palabras de ese profeta o ese soñador, porque te prueba Yahvé, tu Dios, para saber si amáis a Yahvé, vuestro Dios, con todo vuestro corazón… Tras de Yahvé, vuestro Dios, habéis de ir; a Él habéis de temer, guardar sus Mandamientos,… Y ese profeta o soñador será condenado a muerte por haber aconsejado la rebelión contra Yahvé, vuestro Dios…” (Deut 131,1-5).

> “Las comprobaciones estadísticas.- “La estadística nos permite dilucidar la posible existencia de una relación causa-efecto, a pesar de no conocer el mecanismo del proceso. En este sentido, todos los estudios realizados no muestran ninguna correspondencia más allá del simple azar entre las predicciones astrológicas y la realidad. Quizá el estudio más completo fue el llevado a cabo en 1985 en California, EE.UU (Carlson, S.: December 1985, “A double blind test of astrology”, Nature, 318, 419-425) y que concluía categóricamente que la correlación afirmada y predicha entre la posición de los planetas y otros astros a la hora del nacimiento y la personalidad del individuo no existe”.

“Hoy, 27 de julio, escogemos en Yahoo astrología un signo al azar, p. ej. Tauro, para el que leemos el siguiente pronóstico sobre vida personal: “Tienes una amplia gama donde escoger de actividades de recreación pero no sabes hacia dónde volverte. Toma un receso y prueba algo nuevo y tentador.

Si en una gran ciudad de 6.000.000 de habitantes suponemos una distribución equiprobable de fechas de nacimiento, tendríamos 1/12 (500.000 habitantes) de signo Tauro. A finales de Julio, es de suponer que gran parte de ese medio millón de personas esté pensando en irse de vacaciones o que ya las esté disfrutando. De esta forma, un alto porcentaje de Tauros tendrá “una amplia gama de actividades de recreación entre las que escoger” y muchos de ellos estarán pensando si se atreven a hacer algo un poco más aventurado de lo normal. Lógicamente, el elevado número de individuos, unido a las afirmaciones siempre muy generales de este tipo de predicciones hace que gran parte de crédulos se sientan identificados perfectamente. Sobra decir que un Libra o un Géminis tendría exactamente la mismas probabilidades de cumplir la predicción”. (JM Hernández).

>Los astrólogos juegan a las adivinanzas. Hace años, un diario europeo publicaba que el número de suerte para los Aries era el 3, mientras que para otro periódico era el número 48, y para un tercer periódico era el 10 ó 55. Eso sí, una vez ocurridos los hechos, son unos artistas en sacar de la chistera –como hábiles magos- puñados de interpretaciones exactas sobre tal o cual acontecimiento.

>Los astrólogos son unos necios, pero saben que es mayor el número de los que confían en ellos. Por eso no temen hacer el ridículo. Sus necios seguidores les perdonarán. Recordemos un caso de la mundialmente conocida astróloga Jane Dixon. Vaticinó que Jacqueline Kennedy no volvería a casarse; sin embargo al poco tiempo, la viuda americana contrajo matrimonio con Onasis. Tuvo más fuerza el dinero de este millonario griego que los astros del zodiaco.

g) Las constelaciones no tienen entidad real.-“Algo fundamental para la pseudociencia astrológica es la existencia de las constelaciones y especialmente las del zodiaco. Sin embargo, una constelación solamente es una ilusión óptica, sin entidad física real. Las estrellas que componen una constelación no se encuentran relacionadas entre sí; de hecho, algunas pueden estar más alejadas entre sí que con nuestro propio planeta. Las formas de las constelaciones son únicamente el resultado de nuestro punto de vista como observadores. (En la foto parece que la persona se apoya en la Torre de Pisa).

h) ¿En qué consiste la influencia de los astros? Algo que jamás ha explicado la astrología es el vehículo que transporta la influencia astral hasta nuestras vidas. Es decir, ¿Cuál es la fuerza física que la constelación de Acuario o el planeta Plutón ejercen sobre nosotros en el momento del nacimiento, como para marcar el resto de nuestra existencia?

Lógicamente no puede tratarse de la única fuerza conocida que actúa a tales distancias (el campo gravitatorio) dado que la influencia de una estrella situada a millones de años luz es insignificante. De hecho, la propia comadrona ejerce sobre el neonato una fuerza gravitatoria seis veces mayor que la del planeta Marte (Culver, R. & Iana, P. , 1994,Astrología :¿Mito o realidad?. Tikal ediciones, Gerona). Así pues, un obstetra con sobrepeso variaría nuestro destino de una forma muchísimo más decisiva que la conjunción de todos los planetas del Sistema Solar. Podemos recurrir a energías o fuerzas «espirituales», «invisibles» y todavía no descubiertas, pero el empleo de tales recursos oscurantistas autodescalifican a la astrología como algo cuyas bases puedan ser tomadas en serio”.

i) Otras consideraciones.- “Además de lo mencionado hasta ahora, que basta para invalidar la “teoría astrológica”, cabe preguntarse por algunas incongruencias como las que señala Andrew Fraknoi, de la Astronomical Society of the Pacific, en su Astrology Defense Kit:

-– ¿Cuál es la probabilidad de que a una doceava parte de la humanidad le suceda lo mismo en un día? Por eso, como hemos comentado, las predicciones se redactan de forma tan abstracta.

¿Por qué se fijan los astrólogos en el momento del nacimiento en lugar de en el día de la concepción? Sería más lógico que el momento de la concepción, que es cuando se conforma la identidad genética del individuo, fuera el punto de referencia astrológico. Quizás, como sugiere el propio Fraknoi, el hecho se deba simplemente a que todo el mundo conoce exactamente su fecha de nacimiento, pero no la de su concepción.

¿Son incorrectos los horóscopos que se hicieron antes del descubrimiento de los tres planetas exteriores? Urano, Neptuno y Plutón fueron descubiertos en 1781, 1846 y 1930, respectivamente. Dada la influencia de los planetas en las predicciones astrológicas, ¿Toda la astrología anterior era incorrecta? Y ahora que sabemos que hay decenas, cientos o miles de cuerpos como Plutón más allá de su órbita, ¿Tampoco será correcta la astrología hasta que descubramos y podamos incluir la totalidad de estos cuerpos en las cartas astrales?

Si la influencia astrológica se ejerce a través de una fuerza desconocida ¿Por qué es independiente de la distancia? Las influencias astrológicas no dependen de la distancia a la que se encuentre el astro (Marte varía su distancia a la Tierra en varios cientos de millones de kilómetros según la época del año). Sin embargo, una fuerza que no dependiera de la distancia sería un descubrimiento revolucionario y cambiaría muchos de nuestros principios científicos fundamentales.

¿Si las influencias astrológicas no dependen de la distancia ¿Por qué no hay astrología de las estrellas, de las galaxias o de los cuásares? ¿Por qué solo influyen las constelaciones zodiacales y los planetas del Sistema Solar? Si la influencia no depende de la distancia, el agujero negro supermasivo del centro galáctico debería tener una importancia fundamental, así como estrellas gigantes, quasares o simplemente los millones de asteroides y cometas de nuestro propio sistema solar”. [Estos últimos puntos han sido tomados de JM Hernández en: https://jmhernandez.wordpress.com/2008/07/27/el-fraude-de-la-astrologia/]

VII – Contenido ocultista/diabólico de los signos zodiacales.

Como hemos referido en capítulos anteriores, la astrología y el horóscopo están promovidos por Satanás. Por tanto no es de extrañar que la información que da el exorcista P. Wilson Salazar sobre los signos astrológicos sea acertada. Consultar el horóscopo no es un juego; es una práctica ocultista que abre puertas para que los malignos espíritus actúen en nosotros, corrompiendo el pensamiento, la Fe y la Moral Católicas, y haciendo de nuestra vida un caos de inseguridad, un valle de lágrimas sin Esperanza.

Para el P. Wilson hay varios demonios que rigen cada signo según los días. Así por ejemplo en Aries actuarían los demonios: Ipos, Glasya-labolas, Furfur, Marax, Renove, Botis. En Tauro: Salleos, Bathim, Valefor, Aim, Bime, Ashtaroth. Y así en los demás signos. Además, cada signo contiene una blasfemia encubierta. ARIES: significa carnero, en burla a Jesús, el Cordero de DIOS que quita los pecados del Mundo y a la Providencia Divina. TAURO: significa toro, burla al Sacrificio del Cordero Jesucristo y su muerte en la Cruz. GÉMINIS: Se da una burla de la Creación de DIOS, y propone hombre con hombre y mujer con mujer. CÁNCER: se burla de la infinita Sabiduría de Dios. LEO: Burla al poder de DIOS. Ve inútil el sufrimiento y otorga placer. Su gran ídolo está en el Rey León… los nombres que se mencionan son demonios de las jerarquías más poderosas y su simbología es oculta y satánica. VIRGO: Se burla de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María,… Incita al placer (lujuria) como el verdadero amor, contrario al Amor Divino y sacramental. LIBRA: Se burla de la Justicia de DIOS. ESCORPIÓN: Burla al Amor Divino… SAGITARIO: Se burla del infinito Amor de Dios hacia su creación: el hombre y la mujer. CAPRICORNIO: Burla al Cordero de DIOS hecho hombre, Jesucristo. Exalta al Anticristo como el verdadero mesías y a la Nueva Era como su religión única y mundial,…. ACUARIO: Significa el aguador utiliza la Nueva Era para llevar almas a su Jefe el Anticristo,… PISCIS: se burla de la Resurrección de Jesús, se enfatiza en la reencarnación contraria a la Fe católica,…

VIII – Recomendación

El que haya caído en estas prácticas, si es persona sencilla y sincera se dará cuenta de su error y se alejará de ellas. Como se trata de un pecado de superstición contra el Primer Mandamiento, habrá de confesarse con propósito de la enmienda y quemar, destruir o tirar a la basura todo lo que en su casa guarde en forma de literatura u objetos tengan que ver con la astrología y el horóscopo; no vale guardarlos sólo como objeto decorativo, porque su presencia en casa abre las puertas a los demonios.

Para liberarse lo mejor posible de influencias malignas procedentes de momentos pasados vividos al margen de la Fe, es bueno hacer una Confesión General, llevando a ella todo lo que en conciencia y según los Mandamientos, nos parezca ha sido pecado en nuestra vida, desde la más tierna infancia.

El converso habrá de seguir las recomendaciones que todos hemos de practicar: Esforzarse en vivir en Gracia de Dios todos los días. Llevando vida de oración: Sto. Rosario, Coronilla, visitas al Santísimo,… Oración diaria a S. Miguel… Consagrarse: al Espíritu Santo, a los Corazones de Jesús y de María, a San José,… Alimentarse con los Sacramentos (Confesión al menos mensual, Eucaristía diaria,…) Llevar Sacramentales: Escapulario, Crucifijo y Medalla de S. Benito (juntos o por separado), tener a mano Agua Bendita (si es exorcizada mejor),… Estar atento a los signos de los tiempos: Estamos en los Últimos Tiempos asignados a los gentiles y está profetizada una Gran Apostasía porque muchos pastores están perdiendo la Fe, no predican la Sana Doctrina y pueden confundirnos.

A. M. D. G. ENCUENTROS EUCARÍSTICO MARIANOS


Vídeos y artículos sugeridos

Documental Apariciones de Garabandal #372

Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el contenido haciendo click en los siguientes enlaces: Palabras …

Mentiras y sofismas de la Ideología de género y feminismo por Lupita Venegas #480

En esta magistral conferencia Lupita Venegas, socióloga experta destapa las mentiras, sofismas y engaños de la ideología de género y …

Pelicula «El Gran Regalo» #671

El perdón encarnado en muchos e impesionantes testimonios Vídeos y artículos sugeridos ¿Tienes curiosidad?, si quieres conocer más amplía el …


, , , ,

Descarga el PDF del artículo


Palabras clave

#


Temas de discusión

Aqui te proponemos algunas preguntas para promover el intercambio de opiniones

Nota: Todos los comentarios que sean irrespetuosos en cualquiera de sus formas no serán aprobados y serán removidos permanentemente

Pregunta: ¿?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *